¿Has escuchado hablar sobre las metodologías ágiles? Seguramente sí. Si no lo has hecho, no importa, este artículo puede servirte para cuando digas “Hey! Incorporemos metodologías ágiles en nuestra empresa!” no te pillen por sorpresa los errores comunes que cometen muchas empresas. Por eso, aquí te presentamos algunos errores frecuentes con las metodologías ágiles, para que a ti no te pase.

Pero primero, ¿qué son las metodologías ágiles? Son una serie de estrategias de trabajo, cuyo objetivo es mejorar la productividad y la eficiencia, acelerando y haciendo seguimiento continuo de las entregas de cada equipo para cumplir los objetivos finales de la empresa. Hasta aquí todo bien. Obvio, la demanda del cliente actual es cada vez mayor. Hay que producir más. No nos sirven los colaboradores sentados en la oficina todo el día cumpliendo horario, claro que no.

Sin embargo, estos procesos no son tan evidentes o fáciles de llevar a la práctica como parece. Te explico por puntos.

Cultura y capital humano

Supongamos que tu empresa viene trabajando hace años de una manera determinada, llamémosla, tradicional. Y resulta que por cosas de la vida (ejem,, pandemia, covid, crecimiento del ecommerce, digitalización, nuevas tecnologías, you name it) te ves en la necesidad de agilizar tus procesos. Boom! Metodologías ágiles… claro, siempre y cuando logres cambiar de un día para otra la mentalidad de todos tus colaboradores. Tus procesos. La forma en que se desenvuelven día a día. Actualmente, sobre todo en países con poco desarrollo de tecnologías, las empresas funcionan lento, siguiendo una rutina horaria más que objetivos. Esto es completamente incompatible con las metodologías ágiles. No se trata solo de la mentalidad de tus colaboradores, de los tiempos; se trata de que cada equipo de tu empresa tenga clarísimos los objetivos de la compañía, que los hagan suyos, que sepan en qué están trabajando los demás… al final, de remar todos en la misma dirección. Esto implica no solo mentalidad profesional basada en objetivos y muy adaptable por parte de los colaboradores, sino también inclusión  y apertura de la empresa hacia todos sus equipos de trabajo, para que logren objetivos coordinadamente, en tiempos acotados. Implica reconocer a cada uno de tus colaboradores como miembros de un solo equipo, desde el fundador hasta el junior. Comunicación efectiva con tu equipo (hicimos un post aparte sobre este tema). Capital humano. Aquí es más fundamental que nunca.

Tecnologías

Bueno pero tenemos los software, con eso estamos listos. Es cosa de ir marcando las casillas de tareas completadas y ya está. ERROR. Puedes pagara los mejores software para organizar procesos, proyectos o productos pero si no capacitas a tus colaboradores, si ellos no ven valor en estos, no lo lograrás. El software te ayuda; pero es más importante la organización de procesos y la estrategia para sacarle provecho al software.

Velocidad versus calidad

Esta sola idea es equívoca. No son una o la otra, son ambas. Otro error frecuente con las metodologías ágiles es que si bien aceleran procesos, la calidad de los mismos también aumenta. No se trata de entregar en el plazo porque así o establece el software; se trata de ir adecuando los plazos de acuerdo a los obstáculos que surgen en el día a día para que el producto final no requiera modificaciones. Para que salga listo.

¡Pero es mucho trabajo!

Este es otro error frecuente. Es el mismo trabajo, pero ágil. Orientado a resultados. La estructuración de estos procesos puede predecir problemas en las entregas. Puede comprender los ciclos de entrega de resultados de cada equipo. No es más trabajo, es trabajo mejor logrado, en menos tiempos y sin el trabajo doble de arreglar los errores que se producen en el camino de una entrega normal de resultados por parte de equipos desconectados de los objetivos de la empresa.

Eso es solo para StartUps o empresas pequeñas

Craso error. Un 75% de las empresas que utilizan la metodología están trabajando en proyectos complejos de medianos a grandes (ver la información completa aquí). ¿Sabías que algunas áreas de servicios de Easy trabajan con metodologías ágiles? Ese es uno entre muchos ejemplos. No dejes que te intimide la modernidad porque tu empresa es más grande. Puedes hacerlo, sim importar el tamaño de tu empresa o la complejidad de tu proyecto (¡con mayor razón si tu proyecto es complejo!).

Cómo puedes ver, hay algunos problemas recurrentes con las metodologías ágiles me que tendrás que superar si quieres que tu proceso de modernización funcione o que tu proyecto logre estar listo a tiempo. Si te fijas, cada uno de esos obstáculos hará a tu empresa un mejor lugar de trabajo, lo que implica que tu producto o servicio será mejor. Al final, de eso se trata: de arreglar los procesos que por años vienen ralentizando tu crecimiento.